Fabián Vicino BravoInstructor de Hatha Yoga

    Fabián se acercó a la práctica del Yoga por una cuestión de salud, padecía una artritis muy grande. Gracias al Dr. Almagro que le recomendó la práctica y cambió su estilo de alimentación hoy está totalmente curado, y eternamente agradecido. “Recuerdo que mi primer práctica fue en una clase para adultos mayores que practicaban yoga terapéutico muy suave, ya que no podía ni moverme. jajaja!!”

    Poco a poco fue entendiendo la práctica, quedó atrás su enfermedad, y comenzó a entender la filosofía de la práctica, ese auto-conocimiento que propone. Entendió que la práctica yóguica no es algo físico, sino una Sadhana (práctica) espiritual diaria y constante.

    Con ese auto-conocimiento se dió cuenta de la nobleza y la pureza de la práctica, así nació la idea de prepararse, estudiar y comenzar humildemente a transmitir las enseñanzas. Luego llegaron a su vida dos grandes maestras, con las cuales está eternamente agradecido. Liliana Vazquez que lo instruyó e inició, en la práctica de Kriya Yoga, según las enseñanzas de Paramahansa Yoganada, y luego Dios trajo a Surya Kaur, quien lo introdujo en la práctica del Kundalini yoga (según las enseñanzas del Maestro Yogi Bhajan) y alentó para que realizará el Instructorado de Kundalini Yoga.

    “La yoga en mi vida es todo, servicio, disciplina, amor, dolor, entrega, pero sobre todo gratitud. Trato de aplicar todo lo aprendido y lo que sigo aprendiendo a mi vida diaria. La práctica yóguica no termina cuando uno sale de la clase, todo lo contrario creo que ahí es cuando hay que intensificar la práctica. La practica yoguica es un despertar de la conciencia, y despertar nuestra conciencia es estar conscientes de todos nuestros, pensamientos, palabras y actos, para que por medio de esto transitemos el camino del Dharma.”

    La mayor experiencia que tiene, y la que mayor gratitud le trae, es entregarse a cada alumno y tratar de darle su mayor servicio y entrega, acompañarlo en su proceso de transformación. “Con respecto a la experiencia de Indigo, solo es gratitud, agradecer a Ale por confiar en mí, a Lis que fue la que me recomendó para unirme al grupo, y a todo el equipo que trabaja en INDIGO.”

    Conectemos

    Deja tu mensaje y te responderemos en la brevedad.

    No se lee? Cambiar texto. captcha txt
    0

    Buscar